Espiritualidad, New-Age - Despertar de la conciencia
VIAJE AL CENTRO DEL ESPÍRITU

• ¿Qué hay después de la muerte?
Nadie sabe por seguro. O mejor dicho, nadie puede demostrarlo de la misma manera que los astrónomos de principios del siglo 20 demostraron que la Vía Láctea es otra galaxia de las mil millones de galaxias que hay en el universo; que en algún rincón de ella existe, entre un sinnúmero de otros, un sistema solar tan particular porque es nuestro Sistema Solar, colmena del Sol y de la Tierra y, desde luego, de nosotros mismos.
Ese descubrimiento fue posible por medio de telescopios espectroscópicos y complicadas formulas capaces de medir la distancia que la luz recorre viajando de un planeta lejano hacia nosotros. Es un descubrimiento concreto, visible, demostrable y demostrado. Fue el astrónomo norteamericano Edwin P. Hubble, a partir de las primeras décadas de 1900, quien revolucionó la astronomía conocida hasta ese entonces, postulando su teoría con la que demostraba que el Universo está en constante expansión.
Cómo quisieran los hombres, infinitivamente pequeños comparados con el resto del universo, poder, con la misma facilidad con la que observan una nebulosa interestelar a través de un telescopio, demostrar la existencia de Dios y exclamar: “¿Ya vieron? ¿Qué os había dicho? ¡Ahí está Dios! Lo pueden ver todos, sólo apoyen sus parpados contra el ocular y ¡saluden!”
Desde el principio, el ser humano ha ido buscando una respuesta al porqué de su presencia y de su objetivo en la Tierra. Es probable que esta necesidad tenga su origen en, aparte de una atenazadora curiosidad, un deseo de poner en orden el desorden, de acomodar las cosas en sus lugares, y de dar una explicación a lo que aún queda inexplicado. ¿Por qué? Porque lo desconocido es aterrorizante; lo ignoto es tan negro y profundo como la mismísima ausencia de luz y calor.
En los primeros versos de la Biblia, en el primer capítulo de Génesis, se lee:
“En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.
Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz. Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día”.
En el primer párrafo de los Vedas –textos sagrados de la literatura india– se puede leer:
“En el comienzo nada de todo esto estaba aquí. Este-todo estaba velado por la Muerte, por la Privación: pues la Privación es la Muerte. Eso asumió el Intelecto, «Sea yo Sí-mismado». Él, el Sí mismo, la Luz manifestada. De Él, mientras brillaba, nacieron las Aguas. «Ciertamente, mientras yo brillaba, había Delectación», dijo-Él. Esto es el Brillo del Brillo. Ciertamente, hay delectación para el que conoce así el brillo del brillo”.

• El concepto de reencarnación
Es el concepto sobre el cual se basa la religión hindú (Samsāra): el alma inmortal vuelve a cobrar un cuerpo material, no una sino varias veces. No sería justo, empero, reducir la religión hinduista a un simple concepto genérico de reencarnación, ya que esta religión es una de las más complejas y llenas de tradiciones, fundadores y dioses que cualquier otra todavía en práctica. Podríamos aventurarnos en concluir que, dado que los Vedas son los textos sagrados más antiguos del mundo y que remontan a aproximadamente 1500 años antes de Cristo, la reencarnación ha sido una de las primeras respuestas oficiales en términos religiosos a aquella notoria pregunta de “¿Por qué estamos aquí?” Hay que destacar que en los primeros libros de los Vedas no se hablaba de la reencarnación tan prolijamente como en los libros sucesivos. El budismo, el sijismo y el jainismo, todas originarias del Norte de India y de alguna forma influenciadas por el hinduismo, también incluyen esta creencia.
Sin embargo, aunque los hinduistas hayan sido los primeros en adoptar la noción de reencarnación, seguramente no fueron los únicos. El concepto de reencarnación se puede rastrear en textos griegos del siglo VI antes de Cristo.
Fuertes convencimientos de que volvemos a nacer se hallan también en religiones africanas, como el vudú, y en aquellas de pueblos nativos americanos, como los inuit. El taoísmo, originario de la China, y por algunos considerada una religión y por otros únicamente una filosofía de vida, contiene un concepto similar a la del renacimiento. En el islam, algunas sectas aceptan el concepto de reencarnar, mientras que en los textos místicos judíos de la Cábala se habla de la reencarnación cuando se cuenta de algunas personas que han resucitado bajo forma animal o humana. Entonces, la reencarnación es aceptada como un viaje que el alma emprende hacia un crecimiento espiritual en el cual ella misma decide si interiorizar o exteriorizar aquel crecimiento en relación a la fuerza que la desarrolla.

• La parapsicología
Telepatía, precognición, clarividencia, psicoquinesia, experiencias cercanas a la muerte (ECM), reencarnación y apariciones: hay quien al escuchar estos fenómenos se encoge de hombros y, con una sonrisa de suficiencia, descarta la más mínima posibilidad de que sean reales.
Los científicos críticos de la parapsicología argumentan que ésta trata con temas demasiados abstractos como para ser demostrados y, por ende, no debería tomarse en serio. Críticos aún más estrictos aseveran que la parapsicología no debería siquiera ser etiquetada como “ciencia” propiamente dicha, ya que la ciencia se fundamenta en comprobar hechos concretos y reales.
No obstante, los parapsicólogos siguen aportando a la causa y siguen creciendo de número desde hace 122 años, cuando en 1889, el filosofo alemán Max Dessoir cuña la palabra parapsicología para describir el estudio de fenómenos “junto a” o “al lado de” (del griego para) la psicología.
Sin embargo, ya en 1882, Edmund Gurney y Frederic William, entre otros destacados sicólogos y filósofos de aquellos tiempos, fundaron la Sociedad para las Investigaciones Psíquicas, en Londres. Y siete años antes de eso, en 1875, la escritora y ocultista Helena Madame Blavatsky, de origen rusa, fundaba en Nueva York y con el soporte de otros intelectuales, una fraternidad bajo el nombre de Sociedad Teosófica, una sociedad filosófico-religiosa, como su mismo nombre sugiere, con el propósito de “despertar” en los hombres la sabiduría acerca de los misterios del universo.
Hoy en día, la parapsicología es enseñada como una materia tal como lo es el psicoanálisis o cualquier otra rama de la sicología, y existen centenares de asociaciones de parapsicología alrededor del mundo.

• La regresión a vidas pasadas
Actualmente, dos de los nombres norteamericanos más destacados en el universo de la parapsicología, más precisamente de aquella rama de la parapsicología que se ocupa de la regresión a vidas pasadas, son Raymond A. Moody y Brian L. Weiss. Ambos escribieron un copioso número de libros relatando sus experimentos acerca de las regresiones en pacientes con trastornos sicológicos, quienes han logrado una mejoría notable gracias al supuesto recuerdo de una o más vidas pasadas; un buen ejemplo es el segundo libro de Brian Weiss, A Través el Tiempo.
La regresión a vidas pasadas consiste en inducir el sujeto hacia un estado de relajación para luego acceder al subconsciente a través de la hipnosis; de esa forma, el paciente puede recordar episodios de sus vidas pasadas. La hipnosis no es una herramienta nueva en la sicología. Sigmund Freud teorizaba que, al recordar episodios negativos de la niñez, un individuo adulto puede resolver conflictos internos que quedaron reprimidos. Los sicólogos que adoptan la hipnosis la usan para alcanzar los recuerdos reprimidos de sus pacientes, revelando así la razón para determinadas fobias o predisposiciones mentales poco sanas. Esos recuerdos son solitamente tan viejos y solapados por el subconsciente que resalen a aquellos años de la niñez que una persona no podría recobrar sin la ayuda de la hipnosis. También pueden ser recuerdos traumáticos de un adulto cuya mente ha decidido bloquear muy drásticamente. Weiss adopta el enseñamiento de Freud para recobrar episodios negativos de otras vidas.
Curiosamente, el primer paciente en experimentar una regresión por Brian Weiss, Catherine, fue “accidentalmente” regresado a una vida pasada, según se lee en el primer libro de Weiss, Muchas Vidas, Muchos Maestros. Weiss nos cuenta de cómo Catherine acudió a su estudio para aliviar su ansiedad y sus fobias, como el miedo a ahogarse o sofocarse. Weiss escribe que, al regresar a los cinco años, Catherine recordó haber experimentado un fuerte ataco de pánico al ser empujada forzosamente hacia una piscina. También recordó haber sido abusada a los tres años por el padre alcohólico que la sofocaba con la mano para evitar que gritara mientras le sobaba las partes íntimas.
Pese a esta revelación –escribe Weiss– los síntomas de Catherine seguían intactos. Fue entonces que decidió regresarla a algún momento de su vida antes de los tres años y, por pura casualidad, Catherine no regresó a momentos que pertenecían al pasado de su vida actual, sino que de una vida remota en la cual había muerto ahogada en el antiguo Egipto. Como por arte de magia, el miedo tan arraigado de Catherine a ahogarse desvaneció. Gracias a este descubrimiento, por así llamarlo, Weiss empezó a creer firmemente en la capacidad de poder regresar sus pacientes a existencias pasadas a través de la hipnosis, y de curarlos de sus trastornos psicológicos.

• Wessel: Siguiendo los pasos de Weiss
La primera vez que conocí a Clifford Wessel fue en abril de este año. Una amiga me había comentado acerca de unos talleres bajo el lema “Liberación Humana” en el Centro de Espiritualidad Monte Alverna. Ella sabía de mi interés por el tema de la espiritualidad. Y la reencarnación es un tema que me ha fascinado desde que por pura casualidad me topé con A Través del Tiempo en librería hace unos cinco años. Al principio, el concepto de reencarnación no me gustaba, hasta me asustaba. Había estudiado acerca de la religión hinduista y budista, pero la reencarnación nunca me cautivó particularmente. Me preguntaba, ¿por qué deberíamos regresar una y otra vez?
Mi amiga me comentó que Wessel, quien había estudiado los métodos de Weiss, también era competente en el campo de las regresiones. El taller no trataba directamente de regresiones y no aludía a realizar regresiones. Era simplemente una charla acerca del crecimiento espiritual. La posibilidad de tener una regresión existía, pero individualmente y después del taller. Intrigado, decidí atender a uno de los tres talleres, aunque nunca tuve y nunca he tenido todavía una regresión. Con una sonrisa sincera y un porte amistoso, Wessel entró en el cuarto y empezó el taller con toda la naturalidad del caso. Desde el principio advertí un aura de carisma rodeando al individuo que estaba parado frente a nosotros. Yo actuaba como el escéptico del grupo, haciendo muchas preguntas y refutando muchas de las respuestas. Salí del taller con mil interrogantes y decidí que algún día habría entrevistado a Wessel. Ese día llegó hace poco. Aquí está el resultado de aquella entrevista:

P: ¿Te puedo tutear?
R: Claro que me puedes tutear.

P: Gracias. Cuéntame un poco de ti, de tu vida: ¿a qué te dedicas? ¿Qué estudiaste? ¿De dónde eres?
R: Nací en Canadá y fui criado en España por 8 años, Costa Rica por 5 años y en el 1982 nos mudamos a Panamá por 3 años. En 1985 me gradué de secundaria del Colegio Episcopal de Panamá en el Carmen y volví a Canadá para hacer mis estudios universitarios. Tengo una licenciatura en psicología y una maestría en recursos humanos. Mi misión de vida es la integración de la espiritualidad con la sicología. Trabajo con individuos y grupos interesados en el desarrollo integral, es decir, en el desarrollo del cuerpo, de la mente, del corazón y del alma. También me dedico a dar cursos de desarrollo profesional para terapeutas interesados en la integración de herramientas espirituales para mejorar la calidad de vida de sus pacientes.

P: ¿Perteneces o has pertenecido a alguna religión?
R: Yo no diría que “pertenezco” a una religión ya que estoy estudiando muchas y también porque no pienso que uno puede pertenecer a una religión. Es decir, para mí la religión es una de las expresiones más altas de libertad del ser humano que uno puede elegir, no tiene que ver con posesión.
He vivido toda mi vida en países multiculturales cuales han sido predominantemente cristianos. Por muchos años tuve un tipo de atracción y rechazo hacia el Cristianismo. A medida que sigo evolucionando, voy descubriendo más y mas como las creencias cristiano/judaicas contienen dentro de sí lo que he estado buscando y “siempre ha estado en frente a mí”. Por ejemplo, la enseñanza del hijo prodigo. En este momento mi enfoque es el Budismo Zen y la Mística Hawaiana, que comprendidas con cierta profundidad no son religiones sino que “estrategias para la vida” completamente independiente de creencias religiosas.

P: ¿Cómo empezó tu interés hacia Brian Weiss, la reencarnación y el crecimiento espiritual?
R: Uno de mis Maestros, Mark Saito, un Kahuna Hawaiano, me recomendó el libro Muchas Vidas, Muchos Maestros de Brian Weiss, un libro con millones de copias en publicación en más de 30 idiomas, y sugirió que aprendiera estas bases antes de continuar mis estudios con él. El libro me encanto así que leí todos sus otros libros y en un momento tuve un llamado interno muy fuerte de conocer al Dr. Weiss en persona y tomar su curso de certificación. Para mí la reencarnación es una hipótesis interesante e útil, pero no es la única explicación de un fenómeno que todos los maestros y expertos que he estudiado abiertamente admiten que no saben cómo funciona. Dentro de la jornada espiritual, hay muchos fenómenos que podemos observar y a la vez no tener la menor idea de porqué o cómo funcionan. Yo mantengo el saber que la mente divina es ilimitada y la mía no, así que entenderlo todo no es algo que me parece factible. Lo que si me interesa es seguir mi curiosidad, probar métodos con tal de que sean sanos en todas formas y descubrir para mí mismo si generan resultados concretos en mi vida día a día.
Mi interés en el crecimiento espiritual es el resultado de un llamado interno increíblemente intenso que sería casi imposible ignorar y a la vez me encanta y me ha conectado con sensaciones de amor, intimidad y felicidad más allá de las palabras.

P: ¿Cuál ha sido la mayor enseñanza que te ha dado Brian Weiss?
R: Fui certificado personalmente por Brian y Carole Weiss como practicante de Past Life Regression Therapy (Terapia de Regresiones a Vidas Pasadas), a través de su curso intensivo. Su enseñanza principal es que sólo el amor es real.

P: ¿Has estado en algún momento escéptico ante la veracidad de las regresiones? ¿Qué tal si no son recuerdos de vidas pasadas sino que fantasías despertadas por el subconsciente?
R: Yo soy escéptico de básicamente todo. Lo que me salva de ser una persona completamente cerrada es que también soy una persona muy curiosa y abierta a experimentar, siempre que sea en forma sana, y observar resultados en mi propia vida.
Cuando primero fui introducido al tema de regresión como terapia me pareció bastante interesante porque la lógica de esta terapia para mí respondía o corregía muchos conceptos que he oído conectados a la reencarnación que no me hacían sentido.
Ahora lo que a mí verdaderamente me interesan son los resultados terapéuticos. Déjame ilustrar con dos ejemplos. Paula le tiene fobia al agua, en esta vida no recuerda ningún incidente con agua. En una regresión ella se ve a sí misma como un hombre joven en un barco pescador que cae al mar en una tormenta y muere ahogado. Entonces ella vive el proceso de muerte que incluye el túnel hacia la luz, la sensación de amor divino, etc. El resultado para Paula son varios, primero que ahora su fobia tiene lógica, es decir que en términos técnicos su miedo no es “irracional”, es decir que no está “loca”, segundo que al vivir su muerte en su vida pasada pierde miedo a la muerte en general y esto libera su fobia al agua. El tercer resultado es una conexión mucho más fuerte con su fe y Dios. Del punto de vista terapéutico es sorprendente ver resultados tan dramáticos en tan corto tiempo.
Segundo ejemplo, Juan y María están casados. Juan se siente culpable ante María aunque no hay alguna razón lógica en esta vida. Juan descubre que en una vida pasada él lastimo a María y no se ha perdonado desde entonces. Con este recuerdo, surge la posibilidad de un nuevo proceso terapéutico para esta pareja que en corto tiempo los lleva a mejorar su matrimonio. Es decir, esta memoria los llevó a crear nuevas oportunidades terapéuticas que desde un punto puramente científico/material no tendrían sentido o lógica; sin embargo, funcionan a menudo y hasta mejor.
Ahora, algunas personas dirán, “Ok los resultados terapéuticos son interesantes pero aún quiero saber si es real”. Hoy en día, a través del Internet, las personas pueden encontrar en muchos casos las pruebas que buscan. Por ejemplo, si una persona tiene la memoria que en una vida pasada donde su nombre era Fulano Mengano quien vivió del 1853 al 1889 en Austria y fue un maestro de secundaria en la escuela Waldorf en la cuidad de Innsbruck y puede describir detalles en especifico, pues hay una buena posibilidad que hay copias de esos récords, tal vez hasta fotos en el Internet que pueden confirmarlos. Claro, hay casos y detalles mucho y mucho más interesantes, pero en realidad para la personas escépticas lo mas importante es el tener sus propias experiencias y encontrar sus propias pruebas. Es decir, el ser escéptico es normal y sano y el alivio se encuentra en las experiencias y pruebas propias.

P: Me imagino que, aparte de hacer regresiones, también has tenido una. ¿Qué se siente bajo hipnosis o más específicamente, cuando se viven recuerdos de supuestas vidas pasadas?
R: He tenido la bendición de tener muchas regresiones; es un proceso muy interesante y súper variable de momento a momento. Yo he tenido muchas experiencias diferentes, de regresiones, memorias de esta vida, progresiones, experiencias espirituales, etc. En mi experiencia, lo que más sorprende a las personas es la conexión emocional hacia las memorias y los resultados concretos de este proceso. Puede ser intenso o muy sutil. También es importante entender que la persona está consiente y mantiene el cien por cien del control sobre la experiencia. En forma general, es algo como ver una película u oír una canción: en cualquier momento nos podemos levantar y salir del cine, o tapar los ojos/orejas, etc. Algunas personas tienen visiones muy potentes como ver una película en HD y con sorround system, para otros es como una visión nublosa, para otros no hay nada visual, sino que hay otro tipo de sensación o un “saber” interno.

P: ¿Cómo ha cambiado tu vida desde que empezaste a dedicarte a esto de las regresiones y del crecimiento espiritual?
R: Me siento más libre, más “yo”, más conectado con el mundo, más en una sensación de flujo, más abierto, más amoroso, más claro, más intuitivo, más consiente, más perceptivo, más paciente y compasivo, más chistoso, etc.

P: ¿En qué forma cambia la vida de una persona al experimentar una regresión?
R: Es imposible predecir el contenido de una regresión de la misma manera que es imposible predecir qué va a soñar una persona esta noche. En general, el proceso de regresiones, y normalmente tienen que ser más de una, es un proceso de integración, conexión con la divinidad y apertura hacia la vida.

P: ¿Crees en el concepto de karma de que (para simplificarlo): Todo lo que haces se te regresa?
R: Yo he observado un tipo de fenómeno, que para mí confirma el concepto de karma, pero no en el sentido usual de deuda o castigo. Dentro de muchas religiones está la idea que seremos juzgados por nuestros hechos por una inteligencia superior, infinita y divinamente amorosa. Para mí el karma de cada acción y cada momento es inmediato. Como el karma es regido por una inteligencia divinamente amorosa, el karma entonces es la posibilidad de aprender algo que aún no hemos aprendido. Precisamente, de esta manera se utiliza el concepto de karma en las regresiones.

P: Me comentaste que también haces regresiones a través de Skype (software que permite comunicaciones de texto, voz y vídeo sobre Internet): ¿no es demasiado vago u abstracto hacer regresiones por video? ¿El resultado es el mismo?
R: Tu pregunta me parece muy lógica ya que yo me hice preguntas similares. En vez de quedar en la incógnita hice una serie de experimentos con compañeros del curso que tome con el Dr. Weiss. Es decir, mi base para comparar eran personas que habían tenido experiencias directas con Brian Weiss. Como tú, yo asumí que la experiencia por Skype seria diluida, primero porque yo no soy Brian Weiss, segundo porque los experimentos los hicimos en grupo con solo audio que también trae desafíos, y tercero porque es a través del internet. Probamos varias técnicas pensando que algunas serian mejores que otras. ¡Los resultados fueron sorprendentes! ¡Las experiencias de los participantes fueron iguales o mejores que en el curso de Brian Weiss! Nuestra conclusión fue que los resultados fueron mejores no por la vía sino porque el patrón es de mejoramiento a través de práctica, un patrón que se ve constantemente con sesiones individuales, en grupo, e independiente de las 100 y más técnicas de inducción, con un terapeuta u otro, etc. Es decir, con práctica las experiencias se vuelven más vivas y lo que confirmamos es que Skype es una vía igual de efectiva que las otras. Ahora mismo estoy dando un curso de 8 semanas vía Skype de regresiones y cada semana quedamos fascinados con el proceso. Creo que lo más interesante es reconocer, que el proceso no ocurre dentro de Brian Weiss, o de mí, o de Skype. El proceso ocurre dentro de la persona. Entonces es como oír un chiste por teléfono o en vivo, si al fin de cuentas quedas en carcajadas ¿qué importa cómo te llegó?

P: ¿Cuánta gente has regresado a vidas pasadas?
R: Qué buena pregunta. En realidad no llevo cuenta. He trabajado con cientos y cientos de personas en su evolución sicológica, espiritual, emocional, matrimonial, profesional, etc. usando una gran variedad de herramientas. Para mí las regresiones son una herramienta de más de 40 que he usado. La regresión, es decir descubrir la memoria, solo es el primer paso en el proceso. Cincuenta por cien o más del tiempo dentro de una sesión está enfocado en trabajar con la memoria(s) y patrones que surgen para la mayor sanación. En mi experiencia, el proceso de regresión en si es muy simple y fácil, el verdadero arte es la sanación de la memoria y eso requiere estudio de y practica con terapias sicológicas y herramientas espirituales.

P: ¿Cómo explicarías el déjà vu y crees que tiene conexiones con el Espíritu Superior?
El déjà vu me parece fascinante porque es una experiencia repentina y universal y a la vez un misterio. Me parece que tiene que ver con la paradoja del “tiempo”. En términos ambos de ciencia cuántica y espiritual parece que el tiempo es lineal y circular o horizontal y vertical a la misma vez. Por ejemplo, vivimos, en el pasado, presente y futuro, pero ninguno de los tres existe en este momento, ¡porque hasta el presente ya se escapo! Y a la vez los tres son reales. El déjà vu me parece que es una pista muy tangible del aspecto circular del tiempo, al igual que las premoniciones muy claras.

P: ¿Crees en los fantasmas?
R: Cada persona tiene un alma. Entonces la pregunta es ¿qué es real? ¿El cuerpo que nace y muere o el alma que parece ser infinito? Y entonces si el alma es la parte real, la parte permanente, ¿cuál es la jornada del alma? ¿Cuáles son las múltiples expresiones/manifestaciones del alma? Tal vez algo que llaman fantasmas es una de muchas posibles expresiones del alma. Lo que me parece estamos descubriendo o volviendo a descubrir es la diversidad de manifestación de energía y conciencia. Por ejemplo una flor o una casa ¿tienen conciencia, tienen memoria? Tal vez no, pero por ejemplo, cuando uno entra en una iglesia, o una empresa o un espacio natural como una selva, aunque no haya nadie ahí uno puede sentir cierta energía que es diferente lugar a lugar. Este tipo de estudio me parece fascinante y en cuanto al tema específico de fantasmas no es algo que busco, sin embargo, cuando surge ese tema lo trabajamos. En realidad en el trabajo espiritual no importa que surja si uno entiende cómo activar el poder transformador del amor divino y la luz.

P: Si fuera cierto que volvemos a nacer, ¿cómo justificarías el hecho de que hay más gente en el mundo hoy que ayer? Es decir, las Naciones Unidas anunciaron en octubre de este año que la población mundial ha oficialmente llegado a 7 mil millones. Hace solamente cien años éramos 1.6 mil millones. Pareciera que los números no van de acuerdo con la reencarnación.
R: Tu pregunta me suenta logica e ilogica. Estas aplicando suposiciones materialistas a una pregunta espiritual. ¿Qué es lo que reencarna el cuerpo o el alma? El cuerpo es material, tenemos una buena idea de qué es. Pero eso no es lo que reencarna. Lo que posiblemente reencarna son las almas. ¿Sabes cuantas almas hay? ¿Es un número fijo que en algún momento podemos contar? ¿Qué es un alma? ¿Cómo la mides?

P: ¿Tienes unos consejos o una ruta particular que recorrer hacia el crecimiento espiritual?
R: Dentro de cada persona hay un llamado. Solo tú puedes oír tu llamado. Entonces ¡sigue tu llamado! Algunos pasos parecerán milagrosos, otros parecerán fracasos rotundos al plazo corto, eso solo son los detalles y retroalimentación en el momento. Suelta los apegos y las expectativas y ábrete al misterio. Ábrete al saber intelectual y también al saber a través del corazón, alma y todos tus sentidos. La mente no es el enemigo, pero si tal vez la hemos elevado demasiado. ¿Entonces por qué no amarlo todo? ¿Por qué no amar nuestras emociones, intelecto, cuerpo, alma? Amarnos nosotros mismos, amar al prójimo, amar simplemente porque ¡el amor divino es lo más delicioso que podemos vivir!

P: ¿Te consideras un parapsicólogo? Y de ser así, ¿crees en algunas de las otras “disciplinas” de la Parapsicología: telepatía, precognición, clarividencia, psicoquinesia, experiencias cercanas a la muerte, y apariciones?
R: En realidad me considero una paradoja. Cuando más me siento conectado con quien soy, mas desaparece el “yo.” Tengo títulos por convención social, pero, mi trabajo es tan increíblemente ecléctico que cuando me preguntan eres X, Y o Z mi primera reacción siempre es, “No soy ninguno de ellos”. El tema de “parasicología” es interesante, es tal vez uno de las áreas donde la ciencia y la espiritualidad más se encuentran. En Panamá por ejemplo tuve unas conversaciones súper interesantes con más de una monja que estaba teniendo visiones. Fueron conversaciones muy interesantes y el poder apoyarlas me dejó con una sensación de bendición completa por el camino que estoy tomando. Fenómenos como la telepatía, precognición, clarividencia, experiencias cercanas a la muerte, apariciones, etc. ocurren con muchísima más frecuencia de lo que imaginamos. Por ejemplo, la prestigiosa empresa de encuestas Gallup Pol en los EEUU estimó que sólo en los EEUU 8 millones de personas han tenido experiencias cercanas a la muerte. Son áreas interesantes para estudiar. Tal vez hay más tipos de información de lo que pensamos y el verdadero arte es en usar esta información para sanar, transformar y/o crear más conciencia de Dios y el amor divino que nos rodea.

P: ¿Piensas regresar a Panamá pronto para dar nuevos talleres?
R: Me encantaría ir a Panamá de nuevo, es un país muy especial, lleno de vida y posibilidades. En Panamá viven algunas de mis amistades más queridas en todo el mundo así que siempre es un placer el poder ir. Por ahora mi enfoque casi único es el cumplir mi misión de vida. Cuando sienta el llamado de volver ahí estaré. Por ahora invito personas interesadas en estos temas a que me manden un email.

Clifford Wessel sigue en su misión espiritual, viajando por el mundo y haciendo regresiones. También se dedica a ayudar a quienes necesitan de una guía con sus talleres. Para comunicarse directamente con él, escribir a CliffordMAW@gmail.com.




VIAJE AL CENTRO DEL ESPÍRITU (Espiritualidad, New-Age - Despertar de la conciencia)    -    Autor : Luca Pataro - Panamá


1636 visitas desde 2011-12-19
última modificación : 2011-12-20

Usted también, cree su propio sitio !
Espacio reservado al autor del sitio
Contraseña :
Contraseña olvidada ?
Zen-Blogs.com

Zen-Blogs >> Espiritualidad, New-Age >> Blog #61